Sólo es una promesa

Por un defecto en los reguladores, está nevando en la estación Eiko. Un día blanco en el que RED resalta incluso mas de lo que solía hacerlo Tabitha con su atuendo oscuro de #temporalBreveEfimera amante del Rock Eco. La nieve nos parecía molesta, ahora los dos vivimos en lugares sin ese tipo de clima.

—¿Qué piensas, fiv?

Ni siquiera conozco la traducción correcta a esa palabra, pero sé lo que significa. Sé lo que ella piensa cuando me llama “fiv”, aunque no sabría ponerlo en palabras. Sólo sé que siempre me causa la necesidad de sonreír y tengo que hacer un enorme esfuerzo para no ir directamente al núcleo de esos pensamientos tan intensos que la definen.

Lo que piensa me ahoga, y no quiero que acabe. Supongo que así es como lo sentían los poetas de La Tierra.

Automáticamente, le digo lo único que podría decirle: la respuesta sincera a su pregunta. Por el gesto en su cara, sospecho que es una suerte que justo ahora no este viendo en su mente: lo que piensa no me gustaría.

—Deberías llamarla —dice.

Que extraño. A ella le gustaría que yo dejara de hablar con Tab para siempre, ¿y dice que la llame, sólo porque me pregunto si extraña la nieve?

—Dile que nos comprometimos.

Ah. Ya veo.

No será la noticia que por fin me separe de Tabitha, pero entiendo porque Red espera eso. Es por lo mismo por lo que siente celos: ella no logra comprender nuestra relación, y piensa que Tab le lleva ventaja por ser de mi mundo.

En cualquier caso, si debería contarle a mis amigos que encontré el amor y que ahora busco una ceremonia de matrimonio válida. Aunque sólo debo entrar al edificio cercano, antes de irme la beso como si fuera la última vez.

En el centro de comunicaciones me encuentro al hermano de mi prometida. Rezonga sobre mi conducta en Yhe. Algo me dice que si le hago una visita a su subconsciente… Ajá. Ni siquiera tuve que llegar hasta el subconsciente para descubrir que lo que en realidad lo ofende es que Red y yo estemos a punto de casarnos. Sus motivos para sentirse tan indignado son un asunto complicadísimo, pero supongo que es injusto llamarlo un patán sólo porque su código moral y su definición de respeto son totalmente diferentes a los mios.

Continúo acumulando ‘infracciones inofensivas pero evidentes’, como él dice, al encender uno de los amplificadores y abrir el cada vez menos usado canal de comunicación con El Observatorio.

Contesta Jake. Siempre esta ahí a esta hora.

Su voz, perfectamente clara y audible, a mi me suena distante, vacua. He oído más de una vez que lo describen como un tipo banal con una voz que hace juego. Pero yo nunca tuve esa impresión. Su mente es uno de los universos más sensibles que yo haya visitado en mi vida.

Siempre estuve acostumbrado a rondar su mente mientras lo escuchaba, creo que por eso se me hace tan pobre oír su voz desde aquí.

En menos de cinco minutos las chicas están en la línea también. Todos me felicitan, pero desde aquí no puedo sentir el entusiasmo. Más bien me siento sólo. Ni siquiera les explico que no sé como voy a casarme con ella, que no hay un planeta en que las reglas nos resulten convenientes. Cuando estaba en casa, cuando no estaba muy seguro dónde acababa mi mente y empezaban las de ellos, eso hubiera sido parte de la conversación, y de algún modo me habría ayudado hablar con ellos. Ahora… ¿esto es a lo que se referían mis padres al decir que al salir del colegio los amigos se pierden?

Al acabar la llamada de larguísima distancia, estoy emocionalmente drenado.

—¿Malos augurios? —pregunta uno de los amigos de mi prometida. Es un amigo para mí también, supongo, pero no entro y salgo de su mente como si fuera mía, así que no me ayuda a sentirme acompañado.

De todas formas, le explico lo que puedo sobre mi situación.

—Ah, es por el matrimonio. Le pasa a casi todas las especies.

—No tenemos ni la fecha, ni siquiera encontramos una ceremonia. Es temprano para nostalgia por nupcias.

Él hace un ruido ronco con su nariz, el equivalente de su especie a encogerse de hombros.

—Es la decisión la que cuenta, no la ceremonia. Cuando eliges casarte, o no casarte, estás admitiendo en que forma amas a tu otra persona.

Ahora entiendo porque la gente de su cultura no se compromete, sólo escriben y firman su contrato de una vez. Me gustan sus contratos, pero la ceremonia se realiza en un planeta inhabitable para especies con dos pulmones.

Y sin embargo… creo que tiene razón. La decisión ya fue tomada. Para siempre, con votos ineludibles y públicamente, así es como admitimos amarnos. Viéndolo así, es un poco aterrador; no creo haber tomado nunca un desafío de semejante talla.

¡Venga!


Este relatito suelto describe desde un incidente que será discutido desde un ángulo diferente en la historia que estoy (re)organizando para escribir en noviembre, pero si me puse a escribirlo fue debido a un ejercicio literario propuesto por Julie Duffy, que -versión corta- sugiere explorar como una persona es diferente según con quien esté.

¿Ven cuál es la enorme diferencia en como se desenvuelve el protagonista? Probablemente no, tampoco lo ven quienes lo rodean, ni él mismo.

Anuncios

¿Preguntas? ¿Respuestas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.